E-commerce

Los viajes combinados y servicios vinculados (II): la garantía frente a la insolvencia

También, podrías estar interesado en

Los viajes combinados y servicios vinculados (II): la garantía frente a la insolvencia

  • 06/11/2018

 

Las opciones que tienen las empresas para cumplir con esta obligación deben ser delimitadas por los Estados miembros, que al trasponer la Directiva deben decidir qué herramientas son las más útiles para constituir dicha garantía.

En el caso de España, las competencias legislativas están en manos del legislador autonómico, lo cual ha conllevado diferencias regulatorias importantes entre Comunidades Autónomas. A título de ejemplo, a destacar que:

  • En Cataluña, la primera Comunidad Autónoma que reguló, el empresario o empresaria debe disponer de un aval bancario, una póliza de caución o una póliza de seguros que cubra el importe equivalente de, al menos, un 5% del volumen anual de negocios derivado de la comercialización u organización de viajes combinados del año anterior, con un importe mínimo de 100.000 euros.
  • No obstante, otras Comunidades Autónomas, como por ejemplo la de Aragón, que es un caso ejemplar por la disparidad de posibilidades que ofrece, permite tres tipos de garantía: individual, colectiva o una por cada viaje combinado. En el caso de la garantía individual, por ejemplo, se permiten los seguros, avales o cualquier otra garantía financiera con unas limitaciones distintas.

Dichas diferencias podrían condicionar la decisión de los operadores en cuanto a dónde establecer su domicilio, con el propósito de instalarse en aquél territorio que mayores “facilidades” otorgue en lo que a la constitución de la garantía se refiere, pudiendo ello afectar incluso al precio o rentabilidad del servicio o paquete ofrecido.

La legislación aplicable para empresas establecidas en el Espacio Económico Europeo

¿Podría una empresa decidir a qué legislación nacional acogerse dentro del EEE con el fin de someterse a una legislación supuestamente más ventajosa? Conforme a la Directiva, ello no sería posible, dado que la garantía frente a la insolvencia deberá constituirse de conformidad con la normativa del Estado miembro en el que la empresa establezca su establecimiento.

Esta situación anularía la posibilidad que una empresa constituya una filial en un determinado Estado miembro a los únicos efectos de beneficiarse de eventuales beneficios normativos. Y, en esta dirección, la Directiva parece apuntar a que únicamente el establecimiento principal será el factor determinante para decidir cuál sería la ley aplicable.

Todo ello viene respaldado por un criterio de reconocimiento mutuo entre Estados miembros, por el que existe la obligación de reconocer las garantías frente a la insolvencia con independencia de la forma y el lugar donde se hayan contratado.

La legislación aplicable para empresas no establecidas en el Espacio Económico Europeo

Ahora bien, ¿qué ocurre con las empresas que no están establecidas en el EEE?

  • Cuando un organizador esté establecido fuera del Espacio Económico Europeo, éste deberá constituir la garantía de conformidad con la legislación del Estado miembro donde venda u ofrezca el viaje combinado.
  • Cuando un organizador esté establecido fuera del Espacio Económico Europeo y organice viajes combinados con servicios a prestar por minoristas que sí estén establecidos en un Estado miembro, estos últimos estarán sujetos a las obligaciones impuestas a los organizadores.

Conclusiones

Bajo el nuevo marco legislativo derivado de la Directiva, parece claro que las condiciones de la garantía frente a la insolvencia vendrán determinadas por el Estado miembro o Comunidad Autónoma donde el organizador tenga su establecimiento principal.

Por ello, no podría descartarse que eventuales diferencias normativas en la legislación de los distintos estados miembros puedan condicionar la decisión del operador relativa a dónde situar su establecimiento principal, lo cual podría conllevar cierta competición territorial entre Estados para conseguir ser más atractivos y atraer a las empresas del sector, dentro de los márgenes de la Directiva.

Deberemos estar atentos a los movimientos de estas compañías y observarlas, ahora, conociendo los entresijos y posibilidades de la nueva Directiva de viajes combinados y servicios vinculados.